Inicio » Turismo » Cusco » Machu Picchu
Machu-Picchu

Machu Picchu

Una Maravilla del Mundo – Machu Picchu

Dominando el valle del río Urubamba, al noreste de la antigua ciudad de Cuzco, se eleva la montaña de Machu Picchu. Su nombre se extendió al conjunto arqueológico más importante de América del Sur, y uno de los más sorprendentes del mundo: la mítica ciudad sagrada del poderoso imperio Inca, en medio de la imponente selva peruana, bien escondida entre cadenas montañosas pero muy cerca del cielo. Machu Picchu se mantuvo oculta para el mundo occidental durante cuatros siglos, hasta 1911, cuando el estadounidense Hiram Bingham tuvo la fortuna y el honor de llegar a ella y mostrarla al mundo. Su ubicación estratégica de Machu Picchu la hace casi inaccesible; hasta hace poco, sólo era posible llegar a ella tras tres días de caminata, ascensos y descensos por la selva. Este sendero, llamado Camino del Inca, es hoy uno de los trekkings más famosos del mundo. Durante todo el año, viajeros de todas partes peregrinan hasta el Cuzco para emprender el Camino del Inca y así acceder a las múltiples bellezas de la selvática sierra peruana, y a los milenarios misterios que aún encierran las piedras de Machu Picchu.

Machu Picchu

Entérate Más sobre Machu Picchu!!

El 24 de julio de 1911 es conocido como la fecha del “descubrimiento” de la famosa Ciudadela inca de Machu Picchu, tesoro arquitectónico que había permanecido oculto, por más de cuatro siglos, bajo la exuberante naturaleza del cañón del Urubamba. Este hallazgo fue hecho por el controvertido antropólogo, historiador o, simplemente, por el explorador norteamericano, aficionado a la arqueología, de la Universidad de Yale, profesor Hiram Bingham. Si bien el descubrimiento de Machu Picchu le es adjudicado a Bingham, según el investigador del Cusco, Simone Waisbard, el hallazgo fue producto de una casualidad, ya que habrían sido Enrique Palma, Gabino Sánchez y Agustín Lizárraga, los primeros en visitar estos restos arqueológicos sobre cuyas piedras dejaron grabados sus nombres el 14 de julio de 1901. Y porque, además, el arqueólogo inglés buscaba, en realidad, la ciudad de Vitco, el último refugio de los incas y el último punto de resistencia contra los españoles. De manera que el citado descubrimiento de Bingham se reduciría a la difusión del hecho para la ciencia. Sin embargo, para su principal protagonista llegar a este día no fue producto del azar, sino de una extenuante investigación basada en las informaciones proporcionadas por campesinos del lugar, además de varios años de viajes y exploraciones por la zona de Machu Picchu. Antes que Machu Picchu fuera descubierta es probable que formara parte de los fundos Qollapani y Kutija. Con el paso de los años quedó la hacienda Q`ente como unidad inmobiliaria. Ellos, Palma, Sánchez y Lizárraga, encontraron viviendo en el lugar al indígena Anacleto Alvarez, quien hacía ocho años atrás cultivaba las tierras arrendadas por doce soles anuales. Los propietarios del fundo jamás habrían podido conocer metro a metro todo el lugar por su gran extensión y, especialmente, por su topografía tan agreste e irregular. Existieron personas que, efectivamente, conocieron Machu Picchu e incluso vivieron en ella, pero que no tuvieron idea de su grandeza ni de la importancia que tenía ni, mucho menos, tuvieron la posibilidad de darla a conocer al mundo.

Existen varias rutas de senderismo para llegar a las ruinas de Machu Picchu. La más conocida es el popular “Camino Inca”, una caminata de 5 días y 4 noches, limitada a 500 personas por día. La llegada a las ruinas es espectacular, entrando desde arriba por la Puerta del Sol, con vista panorámica del sitio. Estas caminatas solamente se pueden hacer con un grupo organizado y cuestan entre $300 y $500 por persona, dependiendo de las comodidades, tipo de tiendas de campaña, comidas, porteadores, etc. Existen rutas alternativas un poco más económicas como la “Salkantay”, que comparte su último tramo con la alternativa que vamos a describir en este artículo.

Desde Cuzco, o más barato desde Ollantaytambo. Hay que hacer reserva por anticipado y los horarios más cómodos son los más caros. En el mejor caso, desde Ollantaytambo, cuesta $30 ida y $30 vuelta. A lo que hay que sumar un par de noches de hostel si se quiere subir a primera hora para disfrutar plenamente de las ruinas  de Machu Picchu sin mucha gente.

Al ser el enclave más cercano al Parque Arqueológico de Machu Picchu, Aguas Calientes es el lugar elegido para pasar la noche. Su oferta hotelera es bastante amplia. Si bien hay algunos hoteles de lujo (caros), las opciones más económicas son considerablemente inferiores en cuanto a la infraestructura y al servicio que ofrecen. Una buena alternativa es pasar la noche en Ollantaytambo en lugar de en Aguas Calientes para luego llegar sin problemas a las ruinas de Machu Picchu.

Llevar un snack, poco y livano, ya que al andar tanto la mochila se pone muy pesada. Ropa y zapatillas cómodas (preferentemente de trekking). llevar mucha agua y comida y un bloqueador.

Nunca cambie dinero en la calle. Cuando lo haga, por más que sea en una casa de cambio, chequee que los billetes no estén rotos ni gastados. Un mínimo daño basta para que ningún banco, comercio o casa de cambio lo tome. Disfrute su estadía en Machu Picchu

Machu Picchu te espera para brindante una estupenda y maravillosa experiencia que no podras olvidar facilmente.

Check Also

San Jerónimo de Surco

Si eres amante de la naturaleza, te sorprenderás de las hermosas cataratas que puedes encontrar …